NO DEJES LA VIDA PASAR POR MIRAR UNA PANTALLA

Tengo 565 amigos en Facebook. Se en qué ciudad viven unos 300 de ellos, se lo qué han estudiado aproximadamente unos 80, conozco el segundo apellido de unos 30 y el nombre de los padres de 25. Pero de esos 565 sólo 6 conocen lo que me preocupa hoy, solo 3 saben mi secreto más íntimo y sólo uno mis 8 apellidos. Así qué, ¿dónde se encuentra el barómetro de la amistad?

La tecnologías, los avances y las redes sociales han revolucionado nuestro mundo, pero, sobre todo, nuestras relaciones. Los aparatos tecnológicos y sus respectivas redes han dado un giro de 360º a las comunicaciones interpersonales. Las personas han dejado de disfrutar de su vida y han pasado únicamente a comunicarla.

Dicen que las redes suponen un avance en nuestras relaciones, nos ponen en contacto con personas de todo el mundo y nos permiten una mejor comunicación. Pero, ¿hemos pasado a valorar más la comunicación a través de un teléfono que la relación personal? ¿O más bien estamos dejando la vida pasar mientras miramos la pantalla de nuestro móvil? Hemos dejado de apreciar las emociones del momento por revivirlas a través de fotografías en Instagram o Pinterest. Hemos dejado de dar nuestra opinión en público por comunicarla en Twitter precedida de un hashtag. Hemos pasado a preferir hablar con una máquina que con las personas.

Es triste pensar que estamos dejando de disfrutar de los pequeños placeres de la vida porque estamos más ocupados en buscar un encuadre bonito para conseguir más seguidores en nuestras redes sociales, o lo que es peor, estamos dejando de hablar con las personas que realmente nos importan por leer lo que desconocidos publican en sus perfiles. Ahora está en tu mano decidir si prefieres vivir el momento y disfrutar de él o si prefieres pararte a sacar una fotografía.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *