CUANDO UN DESFILE SÓLO PUEDE SER DE CHANEL

París. Semana de la Alta Costura. Un escenario idílico construido en tonos de verde menta en el interior del maravilloso y único Grand Palais. Un lecho de flores emerge mecánicamente. Parece un oasis tropical. Huele a Moda. Y se siente. Unos jardineros con petos y sombreros de paja sostienen una regadera. Campanillas, orquídeas y gardenias elaboradas con papel watercolored se pliegan y despliegan por arte de magia. Se hacen eco de la cornucopia de colores que deslumbra y que bien podría tratarse de una editorial de la revista Bloom.

Pero no lo es, es mucho más. Esto solo puede ser obra de Karl. Esto solo puede ser CHANEL.

El diseñador siempre lo ha dicho: la moda es un medio para hacer soñar al espectador y hacerle vivir experiencias que jamás antes habría imaginado.

Después de la polémica de su desfile feminista de la temporada pasada, Karl nos regala estas delicadas flores como antídoto. Y como un intento de transmitir que la juventud no solo es reivindicativa, sino también efímera, mágica y sensible.

 

chanel3

chanel1

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *