EL NUEVO LUJO

5838698702_4e87b586dd_o

Pocas palabras hay que despierten tanto los sentidos y las expectativas como la palabra “lujo”. Si hace unos años los límites de lo que era lujo, y lo que no lo es, estaban bien definidos, de un tiempo a esta parte se han ido diluyendo y ya es difícil definir qué es lujo y qué no.

Con la llegada de Internet, la globalización y el acceso a las nuevas tecnologías, el consumidor ha cambiado no tanto sus gustos sino más bien la forma de percibir los valores que acompañan a los productos y más en concreto a las marcas. El sector del lujo no es ajeno a ello. Las grandes firmas, sean del sector que sean, no son ajenas a estos cambios y han aprendido a escuchar a su audiencia y ofrecerle un valor añadido llamado experiencia.

De ello se habló, y mucho el pasado 15 de abril en la jornada sobre lujo, organizada por Wloggers. En la mesa de debate “eLuxe, agencias de comunicación del lujo y premium”, tuvimos la oportunidad de participar nuestra directora creativa, Cristina Alonso, y yo. Fue una magnífica oportunidad de intercambiar opiniones con grandes profesionales del sector de la comunicación y en las que quedó claro que hay tantos tipos de lujo como individualidades.

Ahora ya no basta con que algo sea caro, limitado o exclusivo. El lujo es una experiencia absolutamente personal; para cada uno de nosotros tiene un significado diferente. Unos lo ven envuelto en tonos oro o plata, mientras para otros es sinónimo de atraco a la tarjeta de crédito. Los hay que lo identifican con un deportivo último modelo y quienes lo ven en forma de hotel rural en mitad de la nada… por supuesto, sin conexión a Internet ni cobertura de móvil.

Hasta ahora, no me había parado a pensar qué es para mí, el “lujo”. Así, en abstracto, me costaría definirlo pero si le dedico unos minutos, me salen infinidad de ideas que perfectamente podrían identificarse con ese concepto. Tal vez, coincidan con vuestra idea del lujo. O, lo mismo, no. Lo que tengo claro es que lujo es aquello que consigue aportarte una experiencia única que te hace sentir único al disfrutarla. Para mí, es un maravilloso fin de semana viendo atardecer en Santorini y, también,  un gazpacho preparado por mi madre con tomates del huerto de casa mientras Patán (mi “pequeño” San Bernardo) duerme la siesta.

Y para vosotros, ¿qué es? Ojalá algún día seamos buenos amigos y me lo contéis. ¡Sería de lujo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>